ACN/27 de julio de 2022

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y Presidente de la República, convocó a hacer un país mejor nosotros mismos, a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos.

La historia nos impulsa y nos alienta, expresó en las palabras centrales del acto conmemorativo por el aniversario 69 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz, líder de la Revolución cubana.

El mandatario señaló que después de la COVID-19 y gracias a la proeza del control de la pandemia, con esfuerzos y recursos propios, se realiza en la provincia de Cienfuegos el acto presencial por la fecha, tras dos años sin celebraciones.

Reconoció la tradicional belleza de la Perla del Sur, engalanada por el festejo de este día histórico y recordó que el próximo año se cumplirá el aniversario 70 del trascendental hecho, cuando por sus ideales un grupo de jóvenes sacrificaron sus vidas.

Significó que la lógica imperial apuesta a la amnesia y la parálisis social, pretende con presión de necesidades materiales que claudique el espíritu de resistencia y el pueblo cubano olvide por qué se hizo una revolución socialista de los humildes, con los humildes y por los humildes.

Apuestan a la enajenación, y en ese mundo de olvidos La Historia me Absolverá dejaría de interesar a los jóvenes, si esto ocurriera difícilmente los cubanos del futuro llegarían a saber que cuando los americanos eran prácticamente dueños de Cuba existía el desalojo, la tortura y la muerte, acotó.

Las grandes mayorías, continuó Díaz-Canel, no tenían propiedad de las tierras y casas, los negros y mestizos solo podían entrar por las puertas traseras, las mujeres estaban en desventajas, los niños en la calle, desamparados, enfermos y hambrientos.

Agregó que no alcanzan los actos para explicar cuántas razones tuvo aquella generación para irse a un combate incierto contra esas injusticias.

Nos interesa impedir que el pasado vuelva, el futuro no puede ser el pasado, sería el retorno a un baño de sangre, al odio que solo la Revolución transformó para siempre, subrayó.

Consideró que aunque en medio de un apagón algunos pueden sentir que nada es peor que esta situación, deben comprender que el bloqueo norteamericano es el tronco y la raíz de nuestras dificultades económicas.

El Presidente ratificó que los problemas de los cubanos no los van a resolver quienes los han creado y que Cuba no está sola y no lo ha estado nunca, pues representa la alternativa ante un orden injusto, para probar que hay espacios para todas las ideas y que la democracia sea reconocida.

El socialismo no puede seguir siendo ultrajado en nombre de la libertad mientras nos cierran todas las puertas al desarrollo, insistió.

Añadió que la política del imperio poderoso contra una pequeña nación constituye la prueba de que sí funciona el socialismo, pues a pesar de todo tenemos importantes logros en cuanto a la mortalidad infantil, el acceso a la salud, a la cultura, el deporte y la seguridad ciudadana, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.