Granma/28 de junio de 2022

«Cuando se lucha, se construyen las victorias, se triunfa, pero ante las complejidades de estos tiempos, para generar esas victorias hay que seguir potenciando la resistencia creativa, trabajando, aportando, con optimismo y, sobre todo, sin desalentarnos».

Así lo consideró el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al intervenir en la reunión con los primeros secretarios de los comités provinciales del Partido y del municipio especial Isla de la Juventud, correspondiente al mes de junio.

Al encuentro –realizado por videoconferencia– asistieron también el miembro del Buró Político del Partido y secretario de Organización, Roberto Morales Ojeda, los miembros del Secretariado del Comité Central del Partido, y otros cuadros y funcionarios partidistas.

Díaz-Canel reafirmó que se vive una compleja situación económica en el país, con un bloqueo recrudecido a niveles sin precedentes tras las más de 240 medidas impuestas por la administración de Trump, y continuadas por el gobierno de Joe Biden, la crisis global desatada por la pandemia de la COVID-19 y una ofensiva mediática que acude a la desacreditación, la mentira, la falsedad, el odio y la hipocresía como armas.

Precisó que, en ese contexto, todo lo que aporte a buscar respuestas inmediatas hay que tenerlo en cuenta, para lo cual es vital una mayor vinculación con la base, las rendiciones de cuenta, así como promover una mayor participación popular y articulación revolucionaria en todos los escenarios.

El Primer Secretario convocó a reabrir espacios que hemos tenido cerrados por más de dos años, a la reanimación de actividades de participación popular –atendiendo a las características de cada lugar–, y a que salga de los propios territorios la solución a diversas problemáticas.

Llamó a los cuadros a escuchar, atender y actuar con mayor rapidez, con sensibilidad y, en la medida en que las condiciones lo permitan, reorientar sectores como el comercio y el transporte para un mayor beneficio de los trabajadores; revisar las formas de distribución, escalonar los horarios laborales, seguir estimulando la producción nacional y atender, en primer lugar, las comunidades y los casos en situación de vulnerabilidad.

«La Revolución es fuerte, pero tenemos que sentirnos insatisfechos ante la falta de respuestas que a veces tenemos y no damos a tiempo o no concretamos por falta de intencionalidad, y de organización, sensibilidad», dijo.

Insistió en la importancia de la atención a las estructuras de base, a los barrios, al sector no estatal, y en brindar toda la información posible; debatir, explicar, en lo cual desempeñan un papel decisivo los militantes del Partido, pues «una militancia bien informada y preparada es una militancia combativa».

El mandatario reafirmó que, ante cada situación, hay que pensar en qué principios del socialismo estamos defendiendo y borrar la desconfianza, aprovechar cada situación para aprender y fortalecernos. No permitir apatías, sino reforzar valores como la solidaridad, el optimismo y el empuje cotidiano, sin desalentarnos.

Al cierre de su intervención, enfatizó en que cada vez que hagamos algo y, sobre todo, en circunstancias difíciles, volvamos a Fidel una y otra vez. En sus definiciones y alertas están los principios y el método para seguir. «Ahí está la brújula y la senda de la liberación, la soberanía, la igualdad de derechos, la paz, el socialismo y seguir batallando frente a un enemigo tan poderoso», destacó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.