Granma/23 de julio de 2022

La versión 25 del proyecto del Código de las Familias es una propuesta más sólida, porque está impregnada de soberanía popular, y es reflejo de la esencia revolucionaria, de protección de derechos, garantista de justicia social y de alto contenido humano, aseveró Oscar Silvera Martínez, ministro de Justicia, en su intervención ante los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

Estamos en presencia de un Código –dijo– que es para el beneficio de todos, lo que patentiza su carácter inclusivo, protector y de igualdad, que no regula modelos familiares rígidos ni preestablecidos, y permite «solucionar los conflictos que acontezcan y ejercer los derechos reconocidos en ese ámbito, atendiendo a las características, situaciones y posibilidades de cada persona».

Es una norma moderna, que ofrece soluciones a problemáticas actuales desde la innovación científica interdisciplinaria, expresión de respeto a los mandatos de nuestra Carta Magna y de los tratados internacionales de los que nuestro país es signatario, agregó.

Recordó que, según los datos emitidos por el Consejo Electoral Nacional, la consulta popular de esa norma fue un ejercicio pleno, legítimo, interactivo, democrático, voluntario y muestra de la participación del pueblo en la toma de decisiones.

En este proceso participaron el 75,93 %, de un total de 8 535 742 electores que debieron hacerlo, se realizaron 79 192 reuniones, de ellas 1 159 en el exterior, y fueron procesadas 434 860 propuestas, precisó el titular de Justicia.

En resumen, la versión 25 es el resultado de la modificación del 49,15 % de todo el contenido del proyecto anterior que fue sometido a consulta popular, y a este impacto, ya de por sí trascendente, se unen los resultados de las consultas especializadas que también aportaron importantes cambios, detalló.

Indicó que los títulos con mayores modificaciones fueron los relacionados con la filiación, las relaciones parentales, la institución del matrimonio y de otras instituciones de guarda y protección en el ámbito familiar.

Tal y como explicó el Ministro, entre los aspectos fundamentales que cambian en la actual versión está ampliar la protección de niñas, niños y adolescentes, y se entrelaza el principio de interés superior de estos, con los deberes que les asisten como sujetos de derecho.

Señaló que se refuerza la tutela urgente ante la discriminación y la violencia; se definen las formas de canalizar los incumplimientos de obligación legal de dar alimentos; y se perfilan las causas del cese de la obligación legal de dar alimentos y sus excepciones.

Otras de las modificaciones van dirigidas a esclarecer la definición de la gestación solidaria, su distinción con los supuestos que generan multiparentalidad, en tanto, se establece un plazo para iniciar el proceso y se protege más esta institución.

Respecto a las instituciones jurídicas del ámbito familiar, como el matrimonio, uniones de hecho afectivas, la adopción, las técnicas de reproducción humana asistida, la autonomía progresiva y la responsabilidad parental, Silvera Martínez aclaró que, aunque se perfeccionan determinados aspectos de sus contenidos, se mantienen en el proyecto para garantizar la coherencia con la Constitución, con los tratados internacionales, y porque nuestro pueblo mayoritariamente las apoyó en la consulta.

En su intervención, agradeció a todos los que permitieron, con sus acciones y aportes, llegar hasta este momento con un Código de las Familias digno de su pueblo y reflejo de su realidad, que reafirma el carácter humanista de la Revolución y encamina a nuestro Estado y sociedad en la búsqueda de una Cuba más justa.

El domingo 25 de septiembre de 2022, entre las 7:00 a.m. y las 6:00 p.m., se efectuará en Cuba el referendo del Código de las Familias, y una semana antes, en el exterior.

Homero Acosta Álvarez, secretario de la ANPP, refirió que se mantiene el carácter del voto libre, igual, directo y secreto de los electores, y que la pregunta para el referendo será: ¿Está usted de acuerdo con el Código de las Familias?

Tendrán derecho a votar, como establece la Constitución, todos los ciudadanos mayores de 16 años de edad, el día de la celebración del referendo, con excepción de los impedidos por las circunstancias previstas en la Carta Magna y la Ley.

Explicó que se considerará aprobado finalmente este Código –para ser aplicado luego como Ley– de recibir el sí mayoritario de los votos válidos emitidos por los electores, es decir, más del 50 %.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.