Invasor/31 de julio de 2021

Las tensiones sanitarias y logísticas a las que está sometida la provincia en este momento se trasladan todos los días al Grupo Temporal de Trabajo para el enfrentamiento a la COVID-19, donde los análisis pasan de largo de los eufemismos y caen con todo rigor sobre lo que no se está haciendo bien.

Encabezado por Félix Duarte Ortega, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, la reunión comenzó evaluando la disponibilidad de oxígeno medicinal en el territorio. Se conoció que una brigada especializada trabaja en los hospitales erradicando posibles escapes y mejorando la presión, imprescindible para utilizar eficientemente un insumo deficitario.

Tomás Alexis Martín Venegas, Gobernador de Ciego de Ávila, llamó a estudiar a fondo el sobreconsumo experimentado en el último mes, de la mano del incremento sostenido del contagio y las características propias de la enfermedad, y exigió controlar al detalle el destino de cada botellón, para que no se desvíe un recurso que salva vidas.

En ese sentido, los especialistas de Salud insistieron en organizar y comenzar a utilizar los balones de aire comprimido (con un 70 por ciento de oxígeno), en los centros asistenciales para COVID-19 donde se preparen aerosoles, algo que está normado por el organismo rector y podría contribuir a ahorrar el oxígeno.

Al fiscalizar la producción de medicinas naturales y tradicionales, Carlos Luis Garrido Pérez, Miembro del Comité Central del Partido y Primer Secretario en la provincia, ponderó el incremento en los planes de jarabes y tinturas con efecto anticatarral, que han contado con un respaldo de las materias primas, pero convocó a un movimiento popular que recupere frascos, de cara a sostener la venta en el sistema de farmacias.

El déficit de test de antígenos y fármacos como el Nasalferón, y la cobertura médica en consultas IRA, motivó la reflexión de los participantes, teniendo en cuenta que hoy la provincia mantiene más de 100 consultorios sin médicos, una tendencia agudizada en la última semana, y que en jornadas recientes cayó la disponibilidad de métodos de diagnóstico rápido (situación que afecta a todo el país). En función de eso la indicación es la racionalidad y el apego a la clínica.

“No se pueden hacer test por complacencia. Y está pasando, la evidencia es que la positividad está por debajo del 50 por ciento”, recalcó Garrido Pérez. Por su parte, Duarte Ortega fue enfático al hacer un llamado al completamiento del recurso humano, apelando a la conciencia y la vocación de servicio en un momento en el que el territorio demanda de todos sus hijos.

Como acuerdo de la sesión de trabajo, se decidió vincular a los organismos a las Áreas de Salud, de manera que apoyen logísticamente los procesos, desde el traslado de galenos hasta la distribución de las vacunas por los consultorios. Asimismo, se reiteró la necesidad de que la población arrecie las medidas de prevención y cumpla con las restricciones de movilidad establecidas. “Esta batalla no es solo de Salud, es de todos”, dijo el Primer Secretario.