Invasor/27 de julio de 2021

Cuando en agosto venidero concluyan las acciones constructivas en el Cierre Manatí del dique Estero Socorro, Ciego de Ávila dará por cumplida una de las acciones comprendidas en el Plan de Estado para el enfrentamiento al Cambio Climático Tarea Vida.

Fuerzas de la Empresa Provincial de Aprovechamiento Hidráulico iniciaron en junio último las obras de fábrica de tres pases ecológicos de dos compuertas cada uno, con la utilización de tubos de 630 milímetros de diámetro. De acuerdo con Epifanio Núñez Arias, director de la UEB Mantenimiento e Hidrometría, hoy se encuentran a un 90 por ciento de ejecución.

Hiorvanys Espinosa Pérez, delegado del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, manifestó que las labores en el canal Manatí son las de mayor complejidad dentro de toda la rehabilitación del dique Estero Socorro, que tiene unos 22 kilómetros de extensión. La complejidad se traduce, también, en el costo: allí se han invertido alrededor de un millón de pesos.

Los pases permitirán el intercambio de las aguas a ambos lados del dique y sus impactos van en dos direcciones: ambiental e hídrica. Entre los efectos positivos directos al medio ambiente está el mantenimiento de los ecosistemas, que forman parte, a su vez, del Gran Humedal del Norte, declarado Sitio Ramsar desde el 2002. Los canales y lagunas que conforman ese reservorio natural son hábitat para especies de la avifauna y la flora, que habían sido afectadas por el estancamiento de las aguas en algunas zonas.