Invasor/21 de julio de 2021

La urgencia de modificar los protocolos en las áreas de Salud constituye una de las variantes que se llevan a la práctica, no exentas de dificultades, en el difícil enfrentamiento a la COVID-19 en la provincia de Ciego de Ávila.

Este tópico fue medular en el análisis del Grupo Temporal de Trabajo activado en el terruño, con la presencia del vice primer ministro Jorge Luis Perdomo Di-Lella y Félix Duarte Ortega, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, quien se refirió a la sensibilidad requerida en la atención primaria de Salud por el médico y la enfermera de la familia.

Duarte Ortega valoró el protagonismo de este personal por la atención a los pacientes afectados por la COVID-19 con ingresos domiciliarios, de manera que con el adecuado control los enfermos puedan ser asistidos con mayor efectividad en sus hogares, y de empeorar, que el traslado a centros asistenciales sea lo más rápido posible.

Con respecto a las modificaciones en el protocolo de atención, Carlos Luis Garrido Pérez, primer secretario del Partido en el territorio, explicó que un grupo de los afectados por la pandemia con menos riesgo permanece en sus moradas, pero estas personas requieren del Nasalferón, medicamento clave para esa etapa de la enfermedad, y reforzar las medidas higiénico-sanitarias, con énfasis en la sistemática desinfección y el uso de mascarillas dentro de la vivienda.

El Grupo Temporal de Trabajo chequeó la ampliación de capacidades para el ingreso, tanto en los hospitales como en otros centros que puedan habilitarse, e incluso, reforzar espacios en los municipios con el propósito de atender a pacientes graves, y así evitar el riesgo del traslado a largas distancias.

Con respecto a la vacunación, Garrido Pérez expuso que los médicos deben apoyarla, pero tan pronto termine este proceso les toca mantenerse en sus áreas, donde deben desempeñar un protocolo con mayor efectividad, rapidez y precisión.