Tomado de Granma

En la situación económica actual del territorio cubano, en medio de una pandemia que ha provocado crisis en todo el mundo, y con el arreciamiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestro país, el Estado no ha dejado de buscar alternativas para disponer de los recursos básicos, pensando siempre en el bienestar del pueblo.

Así expresó el vice primer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, en comparecencia especial, en el Palacio de la Revolución.

Al respecto, informó que solo en reac­tivos, equipos médicos, medios de protección, así como en material gastable y medicamentos, fundamentalmente productos importados, el país invirtió unos 102 millones de dólares en el año 2020.

Esta cifra, aclaró el titular del MEP, no estaba prevista en el plan, y durante el primer semestre de 2021, la inversión ha sido de 82 millones de dólares, mientras se sortean problemas como el difícil acceso a proveedores, precios superiores y muchos otros inconvenientes que incorpora el bloqueo a un país como el nuestro.

Estamos hablando, reiteró, más de 184 millones de dólares invertidos en todo este periodo. Además, tenemos población en centros de aislamiento, en instituciones hospitalarias, y no solo son gastos de medicamentos, hay también gastos de alimentación, de vestuario, de lencería, de aseo, limpieza, electricidad, agua, etcétera.

Ejemplificó que un paciente en un centro de aislamiento le cuesta al país 990 pesos por día. Mientras, un paciente confirmado en una instalación hospitalaria cuesta 4 165 pesos por día y que requiera cuidados intensivos representa un costo de 13 045 pesos.

Por supuesto, aseguró, ninguno de ellos se lleva del hospital una factura, lo que se lleva es el agradecimiento al personal médico por haberle salvado la vida.

Todo esto lo asume el presupuesto del Estado y si en 2021, a estas fechas, se han invertido unos 82 millones, es evidente que este año vamos a sobrepasar los gastos de 2020. Esto se debe al aumento de la cantidad de casos y a la mayor cantidad de pacientes atendidos por la situación, por lo que los gastos se han elevado, sentenció.

Asimismo, destacó que el presupuesto del Estado en lo que va de año ha asumido 5 772 millones de pesos por gastos asociados al enfrentamiento a la COVID-19.

En garantías salariales, por ejemplo, porque ningún interrupto dejó de recibir el 100 % de su salario en el primer mes y el 60 % en el resto de los meses, se han pagado 596 millones de pesos, enfrentados con el presupuesto estatal, y en salario del personal vinculado directamente a la actividad de enfrentamiento a la pandemia, 574 millones de pesos.

Además, continuó, en la compra del medicamento para entregar gratuitamente, mayormente importados, se han gastado 1 181 millones de pesos. También en ocasiones recibimos quejas por el déficit de alimentos, etcétera, que tiene que ver con la situación del país, pero en lo que va de 2021, solo en alimentos, han sido 246 millones de pesos.