Por Alfredo Fernández Arcia

¡Por fin potente mi robusto brazo
Puede blandir la ruda cimitarra,
Y mi noble corcel volar ya puede
Ligero entre el fragor de la batalla!

Hace mucho que quiero escribirte estas letras, auténticas de la firma de un hombre que ama tu suelo con sus batallas, sus reveses y sus victorias…

“Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”.

Júzgueme el que lo estime, mas lo profundo de mi alma no será ponderado por nada ni nadie. No es un discurso, es una línea directa al corazón de quien quiera leer con noble empeño esta suerte inmensa de ser cubano. Estos son los héroes de estos tiempos, los que ponen sus brazos al calor de pinos nuevos que inundan sus caras de sonrisas rotundas ¡De agradecimiento!.

Es el pueblo todo, artistas, médicos, obreros, campesinos, vanguardias y simples mortales, amas de casa y mujeres profesionales. Todos por la misma causa, continuar haciendo de los sueños realidades. “La dignidad no marcha por una carretera recta. El camino por recorrer son múltiples caminos que se hacen al andar: caminos, entonces, que resisten definición. Más que una marcha, es un caminar, un andar”

De ahí mi orgullo, por Abdala que centra su aguja fina en nuestra diana, esa que llevamos tatuada en cada hombro, en cada hombre, en cada mujer. Es el pueblo todo, agradecido con una sonrisa, con varias sonrisas. Lamentable la muerte que nos arrebata el alma de quienes amamos y amaremos por siempre, pensemos en ellos, cuidémonos más que nunca, para honrarlos. Aunque el silencio continúe apoderándose de las calles, aunque la ciudad esté sin sonidos, aunque las luces de los automóviles no inunden las céntricas líneas de esta tierra, continuemos pensando que todo tiempo futuro TIENE QUE SER MEJOR, está en nuestras manos.

Y tal amor despierta en nuestro pecho
El mundo de recuerdos que nos llama
A la vida otra vez, cuando la sangre,
Herida brota con angustia el alma;
¡La imagen del amor que nos consuela
Y las memorias plácidas que guarda!

¡¡¡Gracias Patria!!!
¡¡¡Gracias Cuba!!!