Redacción Informativa

La terminal de ferrocarriles de la ciudad de Moríon constituye una edificación emblemática del territorio. Premio Nacional de Conservación en el año 2010 por sus valores históricos y la riqueza de su arquitectura, la cual exhibe el diseño original concebido bajo la influencia de la arquitectura del sur de Estados Unidos y con elementos de carpintería francesa, entre otros valores.

La estación es la segunda más grande construida en Cuba en la primera mitad del Siglo XX, antecedido solo por la Terminal Central de La Habana.

El edificio cuenta con dos plantas, tiene 45 metros de frente por 31.60 metros de fondo, con estructura de acero suministrada por la American Steel y muros y tabiques de ladrillos.

La planta baja estaba dedicada a sala de espera con 640 metros cuadrados de área y un hermoso piso de terrazo construido por Luis Mión; el zócalo y las pilastras estaban revestidos de mármoles de Tennessee suministrados por Almo Strenta; los cómodos y abundantes bancos de caoba fueron construidos por la firma E. García y Co.

A la planta alta se accede por una ancha escalinata construida con mármoles de carrara y en ella se ubicaban las oficinas de la presidencia, sala de conferencias, administración y contaduría. La obra fue proyectada y ejecutada por la Frederick Snare Co.

El inmueble en la actualidad se encuentra sometido a un riguroso y paulatino proceso de reparación capital.

Un comentario en «Terminal de Morón, edificación emblemática»
  1. Uyyyyyy, esa estación del Ferrocarril es preciosa, tantos recuerdos que tengo de ella, de sus bancos, donde me sentaba a esperar el tren que me llevaría a Violeta, el movimiento era constante, el que aumentó más tarde cuando allí mismo instalaron la terminar de las guaguas que iban a Cunagua y otros lugares más, siempre había un gran entra y sale de personas que iban a viajar y otros que iban a charlar y pasar el tiempo, de hecho, en los altos vivía una muy buena amiguita mía, compañera de la escuela, era de apellido Betancourt, no sé si aún esté allí mismo, estoy recordando de los años 60, imaginense, cuánto ha llovido. Pero me alegro que ese edificio se conserve aun en perfectas condiciones, a pesar de los años que tiene, creo que fué construida en el 1926, no estoy muy segura, jajaja.. Es que mi Morón es bello en todos sus aspectos. Algún día volveré a caminar por sus calles, y me propongo ir caminando desde la entrada del pueblo hasta el Embarcadero, jajaja, para gozarmelo todo, jajaj.
    Leo esta página muy a menudo y escucho tambipen a Radio Morón, donde tenía buenos amigos que trabajaban allí. Felicitaciones en la distancia. Muchas bendiciones.

Los comentarios están cerrados.