Leonel Iparraguirre González/22 de juno de 2021

La semana comenzaba en la Secundaria Básica Alfredo Alvarez Mola de la ciudad de Morón con una jornada intensiva de higienización, que abarcó todas las aulas, oficinas, laboratorios, departamentos, escaleras y demás áreas de ese centro escolar, como batida imprescindible para eliminar, no solo suciedades, sino también el posible refugio del coronavirus.

Inmersos en esta tarea se encontraba, desde el claustro de profesores, el consejo de dirección y otros trabajadores en una operación donde agua y sustancias desinfectantes rodaban por las paredes y corrían por los pasillos.

“No es la primera ocasión”, respondió una educadora, quien argumentó que en ese centro se realizan movilizaciones sistemáticas hacia la limpìeza e higienización, como parte de las medidas para cerrar la cadena de contagios del virus causante de la Covid-19.

Ese colectivo la semana anterior estuvo presente en un punto de control en los accesos de la ciudad, en cumplimiento al protocolo puesto en marcha en el municipio ante un crecimiento de los casos positivos de la Covid-19.

De esta forma el sector de la educación en Morón responde en estos momentos de dificultades.