Por Héctor Izquierdo Acuña

Una de las figuras más queridas de la Revolución fue, sin dudas Vilma Espín Guillois quien al triunfo del 1 de enero de 1959 logró unificar las organizaciones femeninas hasta constituir la Federación de Mujeres Cubanas, (FMC), el 23 de agosto de 1960, de la cual fue su presidenta y a cuya organización se consagró con singular empeño hasta el último minuto de su vida.

Todos sabemos cuánto hizo por la Revolución, en especial por las mujeres y los niños; cada reivindicación de la mujer cubana lleva su impronta.

La huella de la legendaria combatiente está también en la memoria del pueblo moronense, pues visitó el territorio en más de una ocasión. Se recuerdan aún aquellos primeros años de efervescencia revolucionaria y el recorrido que realizara por la antigua Región de Morón en julio de 1968.

Durante el periplo Vilma, acompañada de Clementina Serra, directora nacional de Círculos Infantiles, visitaron la Loma de Cunagua donde 58 mujeres laboraban en el vivero del Plan Café como parte de un contingente que atendía directamente las posturas del cafeto y la siembre de tamarindos.

Ambas miembros del Comité Central del Partido y demás acompañantes sostuvieron una amplia conversación con las trabajadoras, interesándose por la labor que realizaban, las condiciones de vida y la superación educacional. También recorrieron los albergues, comedores y demás instalaciones del campamento.

También visitó el pueblo holandés, hoy comunidad Celia Sánchez Manduley, que formado por 55 viviendas habían sido entregadas gratuitamente a los trabajadores de la isla de Turiguanó y a continuación recorrieron los predios de la playa La Tinaja.

Finalmente estuvieron en el Jardín de la Infancia, donde se educaban 52 niños, hijos de madres trabajadoras que permanecían en las labores agrícolas. Fructífero fue el intercambio sostenido con trabajadoras y madres presentes en el momento de la visita.

Acompañaban a Vilma y Clementina en esa histórica visita, Pablo Santa Fe, organizador del Comité Provincial del Partido en Camagüey; Alicia Luaces, presidenta de la FMC en ese territorio; Jorge Lescano, Iselda Isasi y Mirta Peñaranda, del Partido y la FMC en la Región de Morón.

Vilma, la combatiente, la madre, la amiga, la heroína, la compañera de trabajo, la federada. Siempre con una sonrisa a flor de labios, siempre con su voz delicada. Así se recuerda esa mujer que caló profundamente en el corazón de los cubanos fallecida el 18 de junio de 2007.