Leonel Iparraguirre González/14 de junio de 2021

Con una actitud que bien puede calificarse de combativa y humanista, trabajadores y directivos de los sectores de Educación, Cultura y Deportes en el muicipio de Morón, emprendieron desde la anterior semana una tarea no menos trascendente a los efectos de cerrar las puertas al coronavirus, y evitar contagios de la peligrosa Covid-19.

Cada uno de estos organismos locales, se ha desplazado hacia tres puntos de control instalados en las vías de acceso de la ciudad: Educación en la carretera que conduce hacia Ciego de Ávila; Cultura a la salida del reparto El Vaquerito e la ruta hacia Ciro Redondo y Deportes en el Circuito Norte rumbo Chambas.

En el caso de Educación mantuvo movilizados durante los últimos siete días a trabajadores del nivel educativo de primaria, específricamente del seminternado Alberto Delgado, mientras Cultura estuvo representado en su punto de control por instructores de la Casa de Cultura Haydé Santamaría.

Este domingo, con una tarde calurosa, que se tornó un poco después en lluviosa, Roberto Corrales, el kiko, Instructor de Música de la Casa de Cultura, se despojó de la guitarra y su imaginaria batuta que siempre le acompañan, para controlar la entrada de vehículo por ese vial, junto a efectivos del Ministerio del Interior.

Un gesto que dice mucho de la entrega y disposición de trabajadores de sectores vitales como Educación, Cultura y Deportes, prestos a cumplir con cuantas misiones deparen las circunstancias.