Por Arquímedes Romo Pérez

En la pelota hay muchas jugadas espectaculares donde el arte compite con el deporte y otras que enardecen multitudes como son los cuadrangulares en momentos decisivos de un partido. En la pelota cubana de ayer es mítico el nombre de Roberto Ortíz (El Gigante de Senado) que por años enardece las tribunas de la Liga Cubana profesional, y en la pelota revolucionaria hay muchos nombres que enaltecen nuestro deporte nacional encabezados por “El Tambor Mayor” Oretes Kindelán.

Sin embargo, muchos estudiosos del béisbol aseguran que el poder no se puede medir solo por la dimensión de los jonrrones, sino por la constancia de los batazos fuertes, por la velocidad de salida de la conexión, y especialmente por los dobletes, las líneas que rebotan en las cercas y que por la velocidad o dureza solo permiten que el bateador arribe a la intermedia.

Con esta máxima se puede asegurar que los mejores bateadores de poder son los que conectan mayor número de dobletes y con este perfil hay muchos bateadores impresionantes en la historia de nuestras sesenta series nacionales y eventos especiales, celebrados en la historia de la pelota revolucionaria.

En un análisis realizado por el equipo de periodistas y comentaristas deportivos del programa Deportivamente de la emisora nacional Radio Rebelde, se puede conocer que el bateador de mayor poder sostenido al bate en nuestros clásicos nacionales, es el camagüeyano, -nacido en el municipio Bolivia- Miguel Caldés, prematuramente desaparecido en un lamentable accidente cuando se encuentra en el momento cumbre de su carrera.

Es tan armonioso el desempeño ofensivo de Caldés, integrante también de nuestra escuadra nacional, que en su carrera de 14 series nacionales, conecta 176 cuadrangulares y 176 dobletes, nada menos que 352 batazos de máxima fuerza, y concluye con promedio ofensivo de 287. Y después de Caldés brilla en este perfil el receptor santiaguero Modesto Larduet quien conecta durante su carrera activa 170 dobles y 171 batazos de vuelta completa, para totalizar 341 conexiones de fuerza.