Por Héctor Izquierdo Acuña

El 14 de junio de 1875, un hecho fortuito se convertiría en una aplastante derrota para las tropas españolas destacadas en Morón. Ese día, fue hecho prisionero en las afueras de la población Néstor Sarduy, quien resultó muerto por las tropas al mando del coronel mambí Manuel Lechuga y del teniente coronel Luis Morejón cuando intentaba escapar.

Cuando la noticia llegó a las autoridades de la villa, tropas de los voluntarios, bomberos y guerrilleros, hasta llegar a la cifra aproximada de 100 hombres, salieron con el objetivo de rescatar el cadáver. No habían avanzado ni media legua en la marcha cuando se encontraron con las tropas del coronel Manuel Lechuga y del teniente coronel Luis Morejón, quienes no dieron tiempo a que se organizara el enemigo para enfrentarlos: cargaron al machete, causándole a la columna 24 muertos, entre ellos los jefes, y un herido.

Perecieron en esta acción los voluntarios Alférez Antonio Rodríguez, cabo primero Benigno Venegas Rojas, cabo segundo Enrique Sarduy Pardo. Los soldados Ignacio Leiva Rodríguez, José Fortún, Victoriano García Leiva, Pantaleón Abreu, Manuel Ramón Rivero, Calixto Álvarez Pazos, José Casanova, Encarnación Ortega y Néstor Almanza Fernández. De la guerrilla local cayeron el capitán Francisco Fernández Olivares, teniente Federico Soberón y los soldados Bartolomé Rodríguez Trejo, Hipólito Peñaranda Pinto, Ramón Guerrero y Eugenio Pérez Delgado y los bomberos capitán Francisco Hernández León, sargento primero Antonio Rodríguez Trejo, sargento segundo Mauricio Orozco Hernández, cabo segundo Salvador Darraido Hernández y los soldados Andrés Sánchez y Luis Pérez, el voluntario herido se nombraba Onofre Rivero Morgado.

Esta acción, una de las más resonantes victorias mambisas en la comarca, ha pasado a la historia con el nombre de Combate del Mamoncillo, en la otrora finca La Horqueta. Como es de suponer, la prensa española consultada no recogió esa derrota.

Con posterioridad se erigió un monumento en memoria al cuerpo de voluntarios, el cual es el único obelisco que recuerda una acción negativa de la historia en el municipio. Fue erigido en el propio siglo XIX luego, con el traslado del cementerio de la calle Libertad y Luz Caballero para el lugar donde está actualmente, dicho obelisco fue trasladado también, adquiriendo valor patrimonial e histórico.

El 16 de julio de 1875, el periódico Gaceta de La Habana se hizo eco del ataque efectuado el 22 de junio por fuerzas insurrectas sobre el poblado de Chambas. El libelo informó, según el parte enviado desde la Comandancia General de Sancti Spíritus, que los cubanos fueron rechazados por la guarnición del poblado, dejando en el campo dos muertos y varias armas.

Hoy una tarja conmemorativa erigida en el lugar del hecho, rememora el acontecimiento.