Invasor/11 de junio de 2021

El establecimiento de plantas nativas sobre las dunas conformadas luego del vertimiento de arena, posibilitó disminuir la erosión en más de 1 300 metros cuadrados de playa del destino turístico Jardines del Rey, al norte de Ciego de Ávila, durante el período 2018-2020.

Según reporte de la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia,Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), también se logró reducir la presencia de especies exóticas en las dunas costeras, con la finalidad de disminuir la presencia de plantas invasoras que afectan la biodiversidad.

Actualmente, el Centro de Investigaciones de Bioalimentos (CIBA) potencia un proyecto encaminado a la reproducción de plantas nativas para los ecosistemas dunares y la jardinería hotelera, en aras de restablecer la vegetación autóctona.

Las acciones para la protección de las dunas están contempladas en el Plan del Estado cubano para el enfrentamiento al cambio climático y, en el caso particular de Jardines del Rey, también responden al interés por lograr el desarrollo sostenible de la industria del ocio.

Los centros de Bioalimentos y de Biofábrica, en el territorio proyectan,además, la reproducción in vitro del arroz de playa para garantizar la cobertura vegetal en las zonas costeras beneficiadas con los vertimientos de arena y la eliminación de especies invasoras.

Asimismo, la utilización de biorreactores de inmersión temporal posibilitará la obtención de mayor número de plantas, libres de patógenos, en menor tiempo y espacio, según explicó la máster en Ciencias Agrícolas Danay Rodríguez Ramos, investigadora agregada del CIBA.

Esta técnica de reproducción in vitro estimula el crecimiento de las plantas mediante cambios bruscos en la alimentación, a través de un sistema automatizado que las sumerge en un frasco con medio de cultivo, portiempos determinados, y luego las retorna al recipiente donde se desarrollan, explicó la científica.

El arroz de playa posee raíces risumatosas que propician la acumulación yretención de arena, por tanto, fortalece las estructuras de las dunas para minimizar el impacto del oleaje y el viento, y la erosión inducida porfactores antropogénicos.

La utilización de técnicas agroecológicas suplirá el déficit de insumos importados y disminuirá la contaminación de este ecosistema, donde conviven aves, insectos y reptiles, con supervivencia dependiente, en gran medida, del adecuado manejo del área y el desarrollo de la flora costera.

A partir de la efectividad demostrada en otras siembras, se empleará humus de lombriz como fertilizante y se introducirán, de manera experimental, microorganismos eficientes como bioestimulantes del crecimiento y abonos soleares de las plantas dunares, con el objetivo de avanzar en elrestablecimiento de la vegetación del litoral.