Leonel Iparraguirre González/7 de junio de 2021

Agueda Arencibia es fundadora del Centro de Investigaciones de Bioalimento Animal,CIBA, creado en julio de 1992, en las afueras de la ciudad avileña de Morón. De andar pausado, de caracter afable, mujer que inspira respeto.

Una espontánea expresión se hizo patente el pasado cinco de junio, en ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, dejaba ver la alegría de Agueda al recibir el Premio de Medio Ambiente: “Estoy contenta, super contenta…”

Y era lógica su expresión que conmovió a los presentes. Recibía el reconocimiento del CITMA por su aporte en un incontable número de proyectos investigativos, en algunos casos con su activa participación y en otros como coordinadora.

¿Cuáles considera usted que han sido sus proyectos más significativos?, le preguntamos, y llevando el premio que acababa derecibir a su pecho, responde que son uos cuantos. Enumera el proyecto sobre producción ovina sostenible; otro de trasferencia de tecnología para la ganadería avileña conocido como Agrored; y otro sobre la Agricultura Urbana y Suburbana..

Agueda retiene en su memoria cada uno de sus aportes, pese a que casi son tres décadas de intenso trabajo investigativo, pero desea que mencione también el que realizó sobre extensión de tecnología agropecuaria y el más reciente la producción de humus de lombriz con desechos de plátanos.

Como si todo fuera poco, Agueda Arenciba, en su función de Comunicadora Institucional, mantiene un espacio radial, para dar a conocer al pueblo los principales aportes del Centro de Investigaciones de Bioalimento Animal.

Así son los hombres y mujeres que componen el colectivo del Centro de Investigaciones de Bioalimento Animal (CIBA), de los que hacen realidad la consigna de Si se puede.