Granma/2 de junio de 2021

El Consejo de Ministros aprobó en su más reciente sesión el perfeccionamiento de los actores de la economía cubana, que incluye a la empresa estatal socialista; a las cooperativas no agropecuarias; a las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) y al trabajo por cuenta propia, convocados todos a impulsar, cada uno desde su ámbito, el desarrollo de la nación.

Con esta decisión estamos aprobando cómo ordenar los actores que intervienen en nuestro escenario económico, lo cual va más allá del simple reconocimiento de alguno de ellos, consideró el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Como principio esencial para llevar a cabo este perfeccionamiento, el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, aseguró, al presentar el tema, que se ratifica que la empresa estatal es el sujeto principal de la economía nacional y, como tal, tiene que desempeñarse.

Entre otros principios ratificó que la ampliación de actividades de las formas no estatales de gestión no conduce a un proceso de privatización, pues hay límites que no se pueden rebasar. «Reconocer, diversificar y fortalecer la gestión de los actores económicos» es otra de las pautas trazadas para avanzar en el impostergable perfeccionamiento, a partir del cual «se ajusta cada actor económico a lo que realmente debe ser».

Al referirse de manera particular a las micro, pequeñas y medianas empresas, explicó que se constituirán en el sector estatal y en el privado, y para ambas se establecerán condiciones similares en la gestión. En el caso de las privadas, detalló, para definir a qué podrán dedicarse se toma como punto de partida el listado de actividades negativas ya aprobado para el trabajo por cuenta propia. Inicialmente no incursionarán en algunas actividades profesionales, incluyendo las que sí pueden realizar trabajadores por cuenta propia, como programador de equipos de cómputo, tenedor de libros, traductores e intérpretes, veterinarios para animales afectivos o domésticos, diseñadores y ciertos tipos de consultorías.

El Primer Ministro insistió en la importancia de lograr un avance sostenido de las acciones, que deben desarrollarse de manera gradual para evitar retrocesos. «Necesitamos avanzar con inteligencia, para consolidar cada paso que demos y ser capaces de lograr su sostenibilidad».

Como parte de este tema también fueron expuestos los principales resultados obtenidos del experimento de las cooperativas no agropecuarias, iniciado en marzo de 2012. Entre los años 2012 y 2014 se autorizó la constitución de 498 cooperativas de este tipo.

El Primer Ministro explicó que los resultados de los controles realizados durante la etapa experimental concluyeron que, a pesar de las deficiencias, se pudo constatar la viabilidad de la política aprobada. Teniendo en cuenta esa realidad, se decidió dar por concluido el experimento y extender de una manera gradual la creación de las cooperativas no agropecuarias a todos los sectores en que ya se han aprobado, excepto las de la construcción.

Según precisó, como parte de las medidas diseñadas, se emitirán en un mismo momento las normativas para el perfeccionamiento de todos los actores económicos.

A partir de esta decisión del Consejo de Ministros, se comenzará a trabajar en las correspondientes normas jurídicas para su implementación. Según se vaya avanzando en esta actividad se ofrecerá información actualizada a nuestro pueblo.

El Presidente Díaz-Canel subrayó que lo aprobado constituye una acción de perfeccionamiento, un proceso amplio e integral que da continuidad y permite el seguimiento a los Lineamientos refrendados por el 6to. y el 7mo. Congresos del Partido Comunista de Cuba y ratificados en el 8vo.

Las acciones definidas, valoró, permitirán una adecuada dimensión de los actores económicos en el país, y sobre todo un redimensionamiento del sector empresarial estatal. A partir de lo que se aprueba estaremos en mejores condiciones –dijo– para avanzar en determinados aspectos como descargar al Estado de actividades que no son fundamentales en el desempeño económico, y aprovechar mejor la fuerza laboral, sobre todo la altamente calificada.

«Necesitamos que el sector estatal sea más proactivo, que sea más eficiente, que se sacuda un poco de la inercia, que sea más innovador», enfatizó. Asociado a ello comentó, además, acerca de la importancia de consolidar una adecuada relación del sector estatal con el no estatal, lo cual permitiría un mayor aprovechamiento del potencial humano, las capacidades productivas, la experiencia y la innovación.

Si hacemos bien este proceso –valoró– podemos alcanzar una integración entre ambos sectores, potenciar la economía y darle más dinámica al desarrollo del país. El proceso va a ser gradual, pero hacerlo gradual no significa que nos demoremos para empezar a implementarlo.

De vital consideró llegar al municipio con estas acciones, de manera tal que las diferentes formas de gestión se involucren en las estrategias de desarrollo territorial y aporten al crecimiento económico de las localidades, donde los proyectos pueden generar empleo, producir, ofrecer servicios.

Rompamos definitivamente las trabas que todavía impiden que nuestros actores económicos se desarrollen con agilidad, con facilidades para aportar al desarrollo, enfatizó.

«Aquí todo lo que sea ineficiente, lo que sea corrupto e ilegal; todo lo que tenga una dinámica de traba, y todo lo que no sea innovador y proactivo, es dañino, sea estatal o sea no estatal».