Invasor/31 de mayo de 2021

La tranquilidad del domingo fue removida en las principales calles de Ciego de Ávila con un grupo multicolor de ciclistas, junto a conductores de otros medios de transporte.

Temprano acudieron al parque Pedro Martínez Brito, joven que trascendió por su rebeldía contra la dictadura batistiana. Ahora, otros como él han sufrido a lo largo de sus vidas las consecuencias de una política hostil e inhumana, impuesta a Cuba por sucesivos gobiernos de Estados Unidos a partir de 1962.

Ni siquiera la pandemia generó alivio en esa agresiva política, razón que promueve acciones desde diversas partes del mundo, a las que hoy se sumaron los avileños.

Banderas multicolores, carteles en reafirmación de los valores que defiende Cuba y entusiasmo forjado en las convicciones, condujo a las arterias avileñas una caravana que respaldó la campaña mundial contra el bloqueo.

En jornadas como esta resulta clave la respuesta popular contra lo que daña a la mayoría de nuestro pueblo, y esa hoy tuvo protagonismo en esta provincia.

¿Una razón? La urgencia de denunciar a quienes impiden el comercio de alimentos, medicinas, tecnología, financiamiento, en fin, facilidades para el mejoramiento humano en la Mayor de las Antillas.

¿Que tenemos dificultades internas? ¡Es obvio! Y nos corresponde eliminarlas, pero que desde fuera te frenen jamás será justificable ni justo.

Ciego de Ávila dio su respaldo a quienes se oponen al bloqueo en otros confines del planeta. La mañana dominical empezó fresca por la humedad aportada por lluvia sabatina, pero el sol ya calienta. Así estuvieron nuestras calles, colmadas de gente humilde, con deseos de progresar, pero sin frenos.