>
(0 votes)

Morón se incorpora a la gesta independentista

Héctor Izquierdo Acuña Noviembre 07, 2019

El 10 de octubre de 1868 la noticia del alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes en La Demajagua conmocionó la Isla. Pronto el Camagüey se levantaría en armas en Las Clavellinas, corría el 4 de noviembre de 1868.

Cuatro días más tarde, el territorio avileño secundaba la contienda con la incorporación de numerosos patriotas de la comarca a las fuerzas del coronel Manuel de Jesús Valdés Urra, Chicho, quien acampaba en el ingenio La Ceja, perteneciente entonces al territorio de Morón.

El domingo 8 de noviembre de 1868, Nicolás Hernández Moreno, el Tocayo, se lanzó al campo de la Revolución en Morón; le acompañaban su hermano Manuel de Jesús, y su sobrino Simón Reyes Hernández, quien a la sazón tenía solo 10 años y de nada valieron consejos ni poder de convencimiento que lo hicieran desistir del propósito de acompañarlos a la manigua.

Quizás por azares del destino, o porque ya en la región se conspiraba contra el colonialismo español, otro tanto ocurrió en la zona de Ciego de Ávila, cuando ese propio día se levantan los hermanos Marcial de Jesús, Felipe y José Ambrosio Gómez Cardoso, quienes tomaron prisionero al administrador de correos de ese poblado, y se incorporaron a la conflagración. Se iniciaba así la Guerra de los Diez Años en tierras avileñas. Con respecto al inicio simultáneo de la lucha armada, no se han encontrado pruebas documentales que demuestren la existencia de un levantamiento coordinado entre los principales conspiradores de Morón y Ciego de Ávila.

Relataría años después el espirituano Serafín Sánchez Valdivia, que en los primeros meses de la contienda a Chicho Valdés se le habían incorporado más de 100 hombres, hijos de Morón y su comarca, donde Salomé Machado, José Valdés, José Rafael Saballo y los hermanos Bringa, eran los principales.

Sorpresivamente, en la madrugada del 5 de diciembre, el campamento mambí de Chicho Valdés en La Ceja fue asaltado por tropas españolas al mando de Manuel Sánchez Lamela, teniente gobernador de Morón. El mando criollo se empeñó en un combate que resultó desastroso para las armas cubanas, pero que constituyó el bautismo de fuego de las bisoñas fuerzas del Ejército Libertador, frente a un ejército bien entrenado que las superaba en número y armamento.

Read 153 times Last modified on Jueves, 07 Noviembre 2019 23:40

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Registro